26 | 01 | 2020

Como en cada aniversario de la aprobación de la Constitución de 1978, el Partido Comunista de España rinde un sincero homenaje a las mujeres y hombres que con su lucha contra la dictadura y en defensa de las clases trabajadoras trajeron la democracia y la libertad a España, y en especial a la militancia comunista que de forma ejemplar enfrentó condiciones durísimas de lucha durante el franquismo.

Hoy la ultraderecha fascista emerge con fuerza en la escena política europea y española, aumentando su influencia entre las fuerzas defensoras de las políticas neoliberales que recortan derechos, agudizan desigualdades y eliminan libertades, como se ha puesto de manifiesto tras la indecente resolución del Parlamento Europeo equiparando los crímenes del nazismo y el fascismo con la heroica lucha del movimiento comunista internacional por la liberación de todos los pueblos del mundo.

La Constitución fue el resultado de la correlación de fuerzas existentes tras la muerte del dictador. Para el PCE fue un punto de partida que reconocía un amplio catálogo de derechos fundamentales reconocidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos: el reconocimiento de derechos civiles y políticos individuales, como la libertad de expresión y de movimiento, la prohibición de la tortura, el derecho de no ser discriminadas por razón de sexo,el derecho de manifestación, la participación política, asociativa y sindical, el derecho de asilo o la libertad ideológica y religiosa.

Pero también el reconocimiento de los derechos económicos y sociales necesarios para garantizar unas condiciones materiales de vida digna a la clase trabajadora: derecho al trabajo, la protección social y por desempleo, la Seguridad Social, el derecho a la salud y a la educación de calidad, el derecho a una vivienda digna, la protección de la juventud y de la tercera edad, las pensiones dignas.

También fue el inicio del proceso de construcción de un modelo de Estado descentralizado que continuara avanzado en el futuro hacia un estado federal.

Llevamos décadas denunciando que el consenso constitucional de la transición ha sido roto por las fuerzas conservadoras y neoliberales, al negarse a reconocer los imprescindibles mecanismos de protección y exigibilidad constitucional de los derechos económicos y sociales, constitucionalizando las políticas de recortes neoliberales a través de la reforma exprés del artículo 135, aplazando sine die la reforma del modelo territorial en la perspectiva de construcción de un Estado federal que garantice la cohesión y normal convivencia de todos los pueblos y naciones del Estado, y manteniendo una monarquía trasnochada y salpicada de escándalos de corrupción.

Reiteramos que nunca nuestro Partido ni nuestro pueblo acordó perder derechos, menos aún renunciar a exigirlos.

Por todos esos incumplimientos y por la decisión política de la oligarquía de no permitir la expansión de los derechos fundamentales constitucionales ni su completo cumplimiento, el PCE advirtió ya en 1996 que daba por roto el pacto constitucional, posición que ha sido claramente reiterada el 6 de diciembre de 2018 en el cuarenta aniversario de la aprobación de la carta magna.

Queremos un marco constitucional que garantice de forma efectiva todos los derechos contemplados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Constitución de 1978, que permita un gran acuerdo de convivencia solidaria de los pueblos y nacionalidades que forman España, en un Estado federal y republicano unido en torno a la construcción de un proyecto de progreso colectivo.

Continuaremos denunciando los anteriores incumplimientos y exigiendo el abandono de las políticas conservadoras, neoliberales y de recortes de derechos que hacen inaplicables los derechos incluidos en la Constitución.

Fuente:

PCE – Partido Comunista de España

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.